CONÉCTATE CON NOSOTROS

Entre lunes y martes el sector empresario debería arrimar una contestación al pedido del 12% por cláusula de revisión: de no avanzar, el jueves habrá una caravana en el microcentro porteño.

Alimentación es otro sector que tiene complicada la negociación por la cláusula de revisión de marzo; aunque en este rubro, a diferencia de otros, los aumentos de los alimentos han sido generalizados en paralelo a la inflación, con un dólar estancado en los últimos meses y los servicios públicos pisados con la producción en alza y sin haberse visto afectada en pandemia por haber sido declarada esencial. Esa contradicción del lado empresarial es la que no comprenden en el campamento sindical que esperan una respuesta entre hoy y mañana para evitar avanzar en medidas gremiales.

Si no hay acuerdo, la primera de ellas llegará el jueves: será una caravana de coches que taponará la avenida Córdoba entre la 9 de julio y Paraná: el GPS da cuenta de que en ese tramo de esa arteria, precisamente entre Talcahuano y Paraná, se ubican las oficinas de la Federación de Industrias de Productos Alimenticios y Afines (FIPAA), es decir: la contraparte empresaria.

Así lo resolvió el martes pasado el Plenario de Secretarios Generales 

A propósito: en octubre del año pasado, y previo a haber alcanzado este acuerdo, el Sindicato de la Alimentación (STIA) había empezado con medidas de fuerza por las que el ministerio de Trabajo se vio obligado a dictar la conciliación obligatoria.

La contraparte empresaria ofreció no negociar la cláusula de revisión sino fijar una escala de aumentos que abarque el período marzo-diciembre “aunque no ofrecieron ningún número porque nosotros lo rechazamos de plano; queremos negociar y cerrar al 30 de abril la paritaria 2020-2021”, confirmó el mismo sindicalista.

Continúe Leyendo

destacada

El Papa recibió a sindicalistas argentinos

El Papa Francisco recibió este miércoles a sindicalistas argentinos que arribaron al Vaticano en distintas delegaciones. Hubo distintas reuniones con la participación de al menos diez dirigentes gremiales argentinos.

En la tradicional audiencia general semanal, el Sumo Pontífice mantuvo un encuentro con una comitiva nacional encabezada por el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, quien por estas horas finaliza su participación en la Conferencia de OIT en Ginebra, Suiza.

La visita de Martínez se realizó bajo el lema «El Diálogo Social como Facilitador de Encuentros», en el marco de un encuentro del Foro Social, Académico y Laboral de la industria de la energía, impulsado por la Universidad Católica Argentina(UCA).

Junto al referente de la UOCRA estuvieron presentes Mario Lavia de la Federación de Petroleros, Jorge Taboada de Camioneros de Chubut, Jorge Loma Avila de Petroleros de Chubut, José Lludgar de Petroleros Jerárquicos y Raúl Silva de UOCRA de Chubut, entre otros.

En otro encuentro, Francisco recibió a otra comitiva sindical argentina de la que fueron parte Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Cristian Jerónimo (SEIVARA), Pablo Flores (AEFIP), Juan José Juanqui Moreyra (Ceramistas), José Voytenco (UATRE) y Horacio Calculli (Aeronavegantes).

El encuentro se dio en el marco de un proyecto destinado a resolver el problema de la alimentación y sus consecuencias en los niños de 0 a 12 años al que se sumaron sindicatos, ONGs y empresarios, informaron fuentes sindicales.

El proyecto ejecutado a través del arzobispado de Buenos Aires en hogares de Villas y Comedores por el momento en Caba y Gran Buenos Aires en conjunto con la Asociación Civil Universidad del Salvador, la Fundación Colsal y su presidente Fernando Lucero Schmidt.

En ese ámbito también visitó al Papa el titular de la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza, Guillermo Moser, y el dirigente del gremio lucifuercista, Lauro Paz.

El Sumo Pontífice recibió informes acerca de la realidad socio – económica del país, el crecimiento de la pobreza y la exclusión, el intento del Gobierno nacional por desconocer los derechos de las mujeres y hombres de trabajo, la impronta privatista y los temas vinculados con el cambio climático y la transición energética.

Continúe Leyendo

General

Alerta por despidos en el ex Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad

El Ministerio de Capital Humano decidió trasladar la Subsecretaría de Mujeres, Género y Diversidad al Ministerio de Justicia, con la intención de disolverla bajo la dirección de Cúneo Libarona, lo que implica el despido de más de 800 empleados.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) organizó una protesta en rechazo a esta medida, destacando el impacto negativo que tendrán los despidos y además las políticas de género y diversidad en el país.

El gremio denuncia que esta decisión representa un retroceso significativo en la promoción y protección de los derechos de las mujeres y las comunidades LGBTQ+

Para revertir la decisión, ATE convocó a movilizaciones y acciones de protesta, buscando apoyo en la organización gremial y de movimientos sociales y de derechos humanos.

Continúe Leyendo

destacada

En la OIT las centrales sindicales argentinas recibieron un contundente apoyo ante los ataques de Milei

Las tres centrales sindicales realizaron este jueves un acto para denunciar los ataques a los derechos laborales del Gobierno argentino ante la OIT. Activa solidaridad de la Confederación Sindical Internacional y de las Américas, federaciones globales y más de 30 organizaciones de todo el mundo.

En el marco de la 112ª Conferencia Internacional del Trabajo, que cada año se realiza en Ginebra, Suiza, las tres centrales sindicales argentina (CTA-Autónoma, CGT y CTA-T) recibieron un fuerte respaldo de sindicatos, confederaciones y federaciones globales al plan de lucha que llevan adelante contra el gobierno ultradederchista de Javier Milei.

A sala llena, con la presencia de cientos de delegados y delegadas, las tres centrales expusieron las terribles consecuencias de las políticas de ajuste, ataque a los derechos laborales y persecuciones contra las organizaciones gremiales que impulsa la administración Milei.

La contundencia del apoyo internacional lo explicita la presencia de Luc Triangle, secretario general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), que representa a 220 millones de trabajadores en 163 países, y de Rafael Freire, secretario general de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), que afilia a 55 millones de trabajadores de 21 países de la región.

El acto “La democracia en América Latina, casos actuales”, que se realizó en Edificio de la Organización Internacional del Trabajo, explicita la relevancia del caso argentino ante la embestida inédita contra los derechos laborales y sindicales. El mismo estuvo encabezado por los secretarios de Relaciones Internacionales de las tres centrales, Adolfo Aguirre, por la CTA-Autónoma, Gerardo Martínez por la CGT y Roberto Baradel por la CTA-T y también tomaron la palabra los secretarios generales: Hugo Godoy (CTA-A) y Héctor Daer (CGT) y el secretario gremial de la CTA-T, Claudio Marín. También dirigentes de otras organizaciones internacionales. En un salón colmado resonó el cántico “La Patria no se vende”.

“Nuestro pueblo hoy siente este aliento como un apoyo fundamental para una batalla que estamos dando que es muy difícil, muy dura. Si nos enfrentamos al gobierno de Milei no es solo porque está multiplicando la pobreza y el hambre, lo que implica no solo retrocesos en términos económicos y sociales, sino porque esto viene acompañado por medidas de gobierno que avanzan en una reforma constitucional de facto”, señaló Hugo Godoy.

Y agregó el dirigente: “Las reformas anticonstitucionales que impulsa Milei violan derechos sociales, laborales, la soberanía, la democracia y la Constitución Nacional pretendiendo convertir un gobierno republicano en uno despótico que gobierna por decreto. Por eso decimos que el pueblo argentino tiene derecho a rebelarse para defender la democracia, sus derechos y sus organizaciones”.

Asimismo, Adolfo Aguirre denunció que “el gobierno de Milei en seis meses ha demostrado toda su crueldad con un ataque multidimensional contra la industria, contra lo estatal, contra la soberanía, paralizando la obra pública, paralizando la entrega de cinco millones de kilos de alimentos, en un país con 18% de indigencia”.

Y concluyó que “Milei pretende llevarnos a un esquema del siglo XIX en el que los amos dan migajas y los vasallos reciben. Por eso Milei tiene de enemigo a las organizaciones sindicales y por eso estamos en estado permanente de alerta y movilización en defensa del pueblo”.

Continúe Leyendo

Tendencias